La maison de mon rêve – CocoRosie

Hay discos bonitos y hay discos raros. También hay discos bonitos y raros. Y luego, como el que nos ocupa hoy, discos que son bonitos y raros “de cojones”. Hoy se habla de “La Maison de mon rêve”, debut del dúo de las hermanas franco-estadounidenses “CocoRosie”, cantado en inglés a pesar del título en francés y editado en 2004.

cocorosie

Dentro de un estilo intimista, rozando lo que vendría a ser la parte baja de la espalda del lo-fi y grabando en un cuarto de baño de Montmartre, las hermanas Casady se marcaron a dos voces una retahíla de canciones acústicas tan adorables como marcianas. Entendámonos, marcianas en el sentido jodido.  Y es que nos encontramos ante uno de los discos más bonitos que el que esto subscribe ha escuchado nunca y a la vez el más difícil de recomendar con el que se ha encontrado. Encontramos aquí melodías que parecen sacadas desde el más profundo tarareo, otras cantadas tímidamente en lo que parece un simple esbozo de canción , melodías dulces, cálidas, acompañadas por guitarras acústicas, arpas, pianos..melodías que susurrarías, melodías a las que les harías el amor en lugar de follártelas…con una particularidad: en su afán de experimentar te las presentan envueltas en texturas sonoras de lo más extraño, sonidos producidos por objetos comunes, lluvia sobre metal, juguetes imitando animales, voces filtradas por radio grabadoras, percusión a base de golpes en “a saber donde”…¿Sabéis esa mujer mayor que siempre intenta abrir un caramelo en los sitios más delicados? Pues no la llamaron porque no cabía en el cuarto de baño, pero si no estaría también.

Desde el primer segundo y a lo largo de todo el album CocoRosie muestran sin tapujos su juego, no vayas a quejarte luego de que te han golpeado las nalgas sin avisar. Esto es cálido, es adorable, pero también es acid folk, esto tiene ramalazos trip-hop, algo de blues y sobre todo mucha creatividad y atrevimiento. Sin ir más lejos, ya la primera canción empieza con un sonido que perfectamente puede ser un columpio oxidado al que se le van a ir sumando diversos sonidos de distinta procedencia y que lejos de crear un batiburrillo de elementos se nos descubre como una base rítmica que encaja perfectamente con el arpegio de guitarra acústica que acaba de vestir el tema.

Así, dentro de esta tesitura de improbables bases rítmicas, se nos va desgranando un álbum que sorprende ante todos los elementos que van conformando una experiencia sonora única. Encontraremos voces distorsionadas marcando un ostinato que sirve de colchón al resto de canción en “By me side” mientras otra voz sin distorsionar va cantando por encima. En “Good Friday” nos toparemos de sopetón con una de las frases más adorables y  románticas jamás cantada mientras es acompañada por un sampler de un sonido de procedencia desconocida pero que parecen burbujas en un vaso a traves de una pajita. Momentos de sutil trip-hop en “Tahiti Rain Song” en el que el golpeteo de la lluvia sobre metal viste una voz lejana que suena a través de una radio. El constante juego a dos voces que se van complementando lo encontramos en su máximo esplendor en un tema como “Butterscotch” e incluso encontraremos arranques líricos, cantados a lo soprano, en “Westside”. A pesar de todo esto se reservan “Lyla”, la particular balada que cierra el disco,  para presentar la canción más normal, sin tantos aderezos, donde podemos ver el potencial de estas dos hermanas para crear canciones redondas.

En definitiva, es este un disco donde vamos a encontrar una propuesta basada en la libertad creativa más extrema, con todo lo que ello conlleva. No es un disco fácil de clasificar, no es siquiera un disco fácil de escuchar si no se dejan los prejuicios fuera, pero que si consigue penetrar en ti lo hará de la misma forma en la que CocoRosie usan los sonidos: encajando extrañamente bien.

Sin más, solo decir que este álbum de debut sirvió como plataforma de despegue de una carrera que en los siguientes años ha seguido moviéndose por la experimentación, la propuesta artística arriesgada y la constante reinvención. Y como muestra, esta es la portada del segundo disco:
61BSXCTXA8L

Deja un comentario